Mostrando entradas con la etiqueta Vladimir Merino Barrera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vladimir Merino Barrera. Mostrar todas las entradas

22/1/16

Todo comenzó con esa maldita guerra

Se narra la experiencia de una niña de once años, que durante la guerra civil española, se ve obligada a abandonar la familia y desde Bilbao, junto a su hermano y otros niños, completar un éxodo hacia la URSS (Los niños de la guerra); volviendo a su país diecinueve años después, ya mujer y con una criatura de cinco años.
 El relato se inicia con la huida familiar desde Rentería con destino a Guernica. Tras el bombardeo, Bilbao será el refugio desde el que se organizará la evacuación de 4500 niños; de ellos, 1495 con destino a la URSS.
 De su estancia por tierras tan lejanas, con el trasfondo de la Segunda Guerra Mundial; Andrés, el hermano pequeño, huyendo del avance alemán, fallecerá en el viaje de tren durante la retirada hacia Siberia; Josefina vivirá emocionantes y trágicas experiencias en ese basto país, rodeada a veces de comprensión y cariño, a veces de soledad y frustraciones; el encuentro de su primer amor en Moscú, las dificultades de repatriación y una vez conseguida esta, las nuevas complicaciones para incorporarse a una sociedad dominada por la dictadura de Franco, antagónica con la de Stalin, en la que ella fue educada. 
Es un relato cargado de sentimiento y fortaleza emocional de la protagonista; capaz de hacer frente a dramáticas situaciones durante años, sin perder nunca el norte de su integridad y el deseo imperioso de volver a recuperar el calor familiar. A través de diálogos sencillos, ágiles y de una gran cercanía debido a su coloquialismo, el lector se identifica con cada una de las vivencias mostradas por sus protagonistas. 
Con una gran carga de sentimiento, nos sumergimos en sus páginas recordando novelas como “Soldados de Salamina” de Javier Cercas o “El niño con el pijama de rayas” de John Boyne. Sin embargo, durante todo el libro, siempre nos queda el sabor de la esperanza de una niña, que con el tiempo se hace mujer; hasta que finalmente llegada a la ancianidad, narra a la nieta esta historia a sus noventa años; demostrando a los lectores que con tesón y fortaleza, siempre es posible comenzar una nueva vida y otorgar a los demás la fe en la existencia, la misma fe que muestra a sus descendientes. Con atmósferas creíbles, desgarradoras en ciertos momentos, sabe enganchar al lector a lo largo de sus capítulos. Es además interesante el complemento de archivos y fotografías que ilustran esta historia que no dejará indiferente a nadie.




http://www.edicionesatlantis.com